En sus pinturas en acrílico y técnica mixta sobre lienzo captura el universo microscópico de las células y su entorno. Julio Lugo Rivas ha perfeccionado la fórmula que convierte la ciencia en una poderosa forma de arte.

Este ponceño nacido en 1978 estudió arte y biología, dos ramas que a primera vista parecerían diametralmente opuestas. No obstante, ambas unidas en su proceso creativo construyen sinuosas formas geométricas y celulares que invitan a la observación. En su trabajo, Lugo explora gráficamente las teorías científicas del microcosmos y la gran extensión del cosmos.

Julio, que de hecho tiene un bachillerato en Bachillerato en Ciencias en Farmacias del Recinto de Ciencias Médicas en la Universidad de Puerto Rico, comenzó su trayectoria artística en la Escuela de Bellas Artes de Ponce.

“Encontré la pasión por el arte a muy temprana edad. En la Escuela de Bellas Artes obtuve una base bastante firme en lo que es el dibujo, la pintura, la apreciación del arte y el grabado. Luego estudié biología y es allí donde tuve la oportunidad de por primera vez poder integrar el arte a la ciencia, que es mi otra pasión”, asevera Julio.

El arte de investigar

Mientras estudiaba biología trabajó en laboratorios de investigación y empezó a documentar lo que veía en el microscopio. Desde entonces, ha utilizado el método científico y la utilización del microscópico para impulsar su propuesta artística. Así, la cámara fotográfica y el pincel han formado parte de la instrumentación del artista para el desarrollo de proyectos de investigación relacionados al comportamiento de la vida orgánica y la relación con su entorno.

“Mi propuesta gira alrededor de la inquietud de redefinir conceptos básicos de la vida, del comportamiento de los seres vivos, ya sea en un marco social o una perspectiva meramente biológica”, reitera el joven, que ha cultivado también la fotografía, lo que lo llevó en noviembre del 2014 a formar parte de la muestra de fotografía emergente Saltando Muros.  

Aproximaciones 

Ese es el nombre de su más reciente colección de pinturas, exhibidas en la Galería de Arte de la Universidad del Sagrado Corazón.

“Aproximaciones es una síntesis de la  producción pictórica entre el año 2014 al 2015.   Se quiso resaltar  la utilización del método científico como base fundamental para creación de mis obras y como éste se convierte en el vehículo  principal para plasmar en el lienzo mi inquietud de redefinir la relación de simbiosis entre el micro y el macrocosmos”, indica Julio sobre la muestra, curada por la profesora
Adlin Ríos Rigau y Norma Vila Rivero.Para Julio, cada proyecto que realiza es el resultado de una búsqueda insaciable. Quiere representar procesos básicos de la vida orgánica y su relación directa con su entorno físico, ya sea en la escala microscópica o en la  macroscópica.

“Como artista visual tengo un gusto particular por hacer acercamientos, enfoques y desenfoques a objetos o escenas de la vida cotidiana.  Hago referencia a situaciones o cosas que normalmente pasan por desapercibido ante los ojos del espectador con el propósito de plantear temas de importancia para la reflexión, o sencillamente mostrar la majestuosidad de la vida en todos sus sentidos”, dice.

En su obra es una constante crear puntos de conexión entre el micro y el macrocosmos y establecer analogías entre el comportamiento de la naturaleza en los distintos niveles de la materia. Interesante es su esfuerzo por redefinir conceptos básicos de la vida como la capacidad de adaptación de los seres vivos ante los diversos escenarios ecológicos, demográficos y/o culturales.

“Este comportamiento corresponde en parte a mi formación como artista-científico, el cual me lleva a citar de manera inconsciente el método científico en mi investigación artística”, finaliza.

Por Lauriemar Rivera Pérez