La cadena de restaurantes Serafina eligió a Puerto Rico como el destino para abrir su primera localidad en el Caribe. Y para acercarse a los paisanos, les provocan con productos locales en sus platillos.

La Concha Resort en Condado estrena una opción italiana sencilla y divertida. Además de complacer el paladar de los que aman las pastas, propone ese ambiente casual, sexy y vibrante que solo proporciona este sector turístico de la ciudad capital.

“Lo que nos distingue es que usamos productos frescos y locales como las frutas, carnes y pescados. Este restaurante tiene una mezcla de la cultura puertorriqueña e italiana. Aquí hay una gran energía y el colorido del lugar nos brinda una imagen clara de dónde estamos. Nos sentimos felices”, explica con entusiasmo Fabio Granato, propietario de Serafina junto a su socio, Vittorio Assaf.

Explica Granato que este nuevo local con espacio para 80 comensales no cuenta con los mismos diseños interiores de los restaurantes de Estados Unidos u otros países.

“Lo que hacemos, lo hacemos con pasión. Cada locación es original. Depende de dónde esté, su particularidad y feeling. Esta decoración es única. Tiene más colorido porque se divide entre lo tropical y una ciudad cosmopolita”, añade sobre el lugar, construido con una inversión de $3 millones y que genera 80 empleos permanentes.

El diseño, a cargo de las firmas ICRAVE y Jorge Rosselló, es de estilo moderno y urbano, con una amplia barra y mesas alargadas o redondas que invitan a reunirse en grupo. Si se quiere disfrutar de las vistas de la ciudad, se puede elegir mesas más casuales, al fresco, de cara a la concurrida avenida Ashford.

El artista e ilustrador niuyorkino Pato Páez creó unas obras especialmente para Serafina en San Juan. Las paredes muestran llamativos frescos que incorporan temas italianos con la herencia puertorriqueña.

El menú de Serafina, reconocido por su variedad de pizzas (son alrededor de 25), incluye otros platos como: tuna carpaccio, focaccia di sofia, spaghetti al caviar, gnocchi al pesto, arugula e filetto y farfalle al limoncello, entre otros. También hay la opción de crear tu propia pizza, seleccionando una gran variedad de ingredientes.

“Nos concentramos en los mejores ingredientes traídos de Italia como el aceite de oliva, las trufas y algunas pastas, porque otras las hacemos aquí, como los gnocchi y los fetuccini. Los platos tienen pocas cosas, pero les sacamos sabores excelentes. Mi favorito es el ravioli de langosta en salsa de coñac”, detalla el veterano chef David Annexy.

La coctelería está en manos del mixólogo Josué Echevarría, quien detalla bebidas a base las frutas del Trópico.

“Tenemos una sangría homemade con jugos naturales como toronja rosada, lima, limón y china del País. Como la cocina es del norte de Italia, usamos licores clásicos de esa zona, como los amaros y bitter”, indica Echevarría.

Por Brenda A. Vázquez Colón

Fotos suministradas