Por Brenda A. Vázquez Colón
Portrait Jorge Luck

La práctica del arquitecto puertorriqueño Víctor Díaz Paunetto es de todos los tamaños y formas. Pero cada proyecto comparte el mismo estilo: uno hermosamente funcional.

“A cada proyecto, grande o pequeño, le ponemos el mismo esfuerzo. Una obra es para el disfrute de un pueblo. Aspiramos a que quede un legado y un patrimonio para el País que tenga impacto en la sociedad”.

Así describe la filosofía de su trabajo el arquitecto Víctor Díaz, reconocido por proyectos que han logrado transformar espacios vacíos en obras de arte a través de su firma: Díaz Paunetto Arquitectos.

Sus comienzos en el campo de la arquitectura fueron en el sector de la construcción donde, aunque fue muy exitoso, no encontraba su norte.

“Abrí mi despacho en 1992 y me dediqué a proyectos pequeños de construcción. Entonces me di cuenta de que me estaba desarrollando más como empresario que como diseñador. Tenía reputación de contratista y quería que me vieran como diseñador. Ahora la mayoría del trabajo es de diseño”, explica el arquitecto, que cuenta con un bachillerato de la Escuela de Arquitectura de University of Southern California, en Los Ángeles.

Sus proyectos han sido galardonados por American Institute of Architects (AIA), Capítulo de Puerto Rico. Y de hecho, en la más reciente convención, se destacó como el más premiado.

Valle Escondido, el diseño de la casa donde vive, ganó el Merit Award en el 2004. La estructura se concentró en la vista panorámica con una arquitectura geométrica.

“La casa gira alrededor del patio central donde está la piscina. La sala es de doble altura y hay una exposición de figuras geométricas con iluminación y ventilación natural”, detalla Díaz, cuya firma diseña tiendas, residencias e instituciones, además de proyectos de restauración, planificación y diseño urbano.

Enfoque ecológico
“Todo buen arquitecto es ecológicamente responsable. Su aspiración debe ser tener consciencia ambiental la cual abone al entorno.”

Esta conciencia ambiental se aprecia en proyectos como el E-Lodge que ganó el Premio de Honor, a obra No Construída del 2013 en la XIII Bienal de Arquitectura del Colegio de Arquitectos y Arquitectos Paisajistas de Puerto Rico (CAAPPR). Éste, se suma al People’s Choice Award 2012, Certificado de Mérito, Design Honor Award en categoría No Construido, ambos de la AIA.

“E-Lodge es una ciudad dentro de una ciudad. La piscina y las terrazas se intercomunican con otras áreas. Es una ecohospedería que produce hasta el 70 % de la energía que consume con sistemas solares y eólicos”, resume.

Anexo Gelm es una guardería ecológica en el sector La Mina, en Corozal. El proyecto le mereció el Premio Honor al Proyecto Construido en 2013 en la XIII Bienal de Arquitectura de CAAPPR y Certificado de Mérito, Design Award de la AIA. Gracias a su diseño, pasó de ser una estructura en abandono a una hermosa escuela que respeta la naturaleza.

“Fue un reto porque tuvimos que diseñarla y construirla en seis meses. Decidimos forrar el edificio con una piel de COR-TEN steel, material de alta durabilidad y poco mantenimiento”.

En pleno desarrollo
Humacao pronto contará con un Natatorio detrás del estacionamiento del Coliseo Arenas con un diseño que destaca al agua, como el elemento emblemático.

“Está inspirado en el tema del agua. La fachada tiene perforaciones que simulan gotas y que permiten la iluminación y la ventilación”, dijo sobre el proyecto, que ganó la categoría de No Construido con el Merit Award, Design Honor Award 2013 de la AIA.

East Connector, ganador de Merit Awards Urban Design, Design Honor Award de la AIA, es un proyecto urbano que conecta el Anexo Este del Senado con el antiguo edificio de Medicina Tropical.

“El East Connector tiene cruces peatonales y proyectos de restauración de interiores y de edificios públicos. Reubica el estacionamiento y establece una conexión con la Bahía de San Juan”.

No se limita
Esos proyectos son parte de un arduo trabajo que no conoce limitaciones, ya que Díaz entiende que en la diversificación y complejidad está el éxito.

“Prefiero los proyectos que me reten. Tenemos la habilidad de adaptarnos. De hecho, el concepto minimalista es producto de un proceso complejo de la evaluación de muchas alternativas”, entiende.

Su estilo se destaca por enfocarse en el entorno, sin dejar a un lado la parte estética y lo práctico.

“Todos mis diseños buscan los elementos típicos del área y de la gente. Tienen que ser funcionales. En el proceso de diseño, aunque no es uno lineal, partimos del origen de la funcionalidad. El concepto depende del uso que se le dará al edificio”, declara Díaz, a la vez que revela que trabaja agresivamente para importar sus servicios a Estados Unidos y Suramérica.