Detalles glamorosos. Tonos arena. Vista única. Eso, más un lifestyle design completito es lo que ofrece este apartamento en Bahía Plaza.

Los empresarios Aaron Stewart y Fernando Rodríguez, traen un concepto innovador en la Isla. Bajo el nuevo branch de su empresa, llamado Aaron Stewart Lifestyle Design, han creado, literalmente, un hermoso estilo de vida para quienes decidan residir en este lugar. Porque además del mobiliario y la ambientación, esta propiedad brinda mucho más.

“El diseño lo incluye todo: desde libros de cocina, servilletas, vajillas, toallas, sábanas, jabones, productos de aseo personal y full bar, entre otras cosas”, explica Fernando.

La raíz de todo es el nuevo concepto de vivienda de Bahía Plaza, en el que se tienen todos los servicios en un mismo lugar. Eso les permitió a Aaron y Fernando, diseñar estilos de vida para quienes deseen adquirir un apartamento allí.

“Aquí tienes peluquería, lavandería, restaurantes, tiendas. La idea es que llegues el viernes del trabajo y no tengas que salir para nada hasta el lunes. Que puedas hacerlo todo aquí y no tengas que salir de la comodidad de tu hogar. Y claro, que te sientas de vacaciones en un resort”, explica Fernando.

El master plan
Desde el principio se tuvo claro el objetivo: que el nuevo propietario se pudiera identificar y conectar con los distintos espacios y habitaciones del apartamento. Lo interesante es la mezcla de piezas que usan y que le aportan carácter de inmediato a una propiedad que en realidad es brand new.

“Mezclamos piezas de mobiliario, antigüedades, telas, todo tipo de maderas y wallpapers”, señala Fernando, cuyos numerosos viajes alrededor del mundo y sus trabajos con distintas compañías en Estados Unidos le han dotado de un gusto que es impecable.

La decoración del apartamento es glamorosa y elegante, pero a la vez es sencilla y no sobrecarga el espacio. “Dentro de todo lo glamoroso que pueda tener es sencillo, es para vivirse. Y eso es parte del lifestyle [que creamos]. Nos inspira demostrar cómo se puede disfrutar de un apartamento con un espacio tan amplio como éste. Por eso, por ejemplo, creamos un comedor para ocho comensales”, relata Fernando.

Blended
En el súper espacioso great room la paleta de colores comprende tonos cremosos como arena y dorado, tiene maderas en tonos neutros y también toques de bronce. Todo calculado con el firme propósito de no competir con la espectacular vista azul del mar que se tiene de esquina a esquina.

Contado, pero sin llegar a lo minimalista, el mobiliario no grita. Hay una buena mezcla de piezas de asiento contemporáneas, de líneas bien rectas, con otras más curvas y tradicionales. Hay multiplicidad de luminarias de acuerdo al área; la del comedor es simpática y su forma recuerda a una explosión de fuegos artificiales.

Frente al comedor está la cocina amplia, que permite contacto visual con el espacio completo.

La estética del apartamento la pauta el arte en sus distintas manifestaciones: esculturas, cerámicas, fotografía, pintura y serigrafías. Hay arte puertorriqueño y de importantes exponentes como: Chemi Rosado y Ben Morales Correa, entre otros.

Y para sellar esa atmósfera, se eligieron otros acentos muy a tono, como el wallpaper de uno de los baños y las piezas de la famosa Kelly Wearstler, reconocida por el diseño elegante y atrevido.

Por Lauriemar Rivera Pérez
Fotos Gil Stose