En un año lleva más de 100. Un estudio cuidadoso y un buen rediseño dieron vida al primer centenar de la nueva silla playera de la Isla.

Soleá es el nombre de la silla artesanal hecha a mano por el diseñador emergente Eduardo Benavent, quien antes se desempeñó como ejecutivo de cuentas de una conocida agencia de publicidad en la Isla. En el 2012 su vida dio un giro de 180 grados y lo llevó a dedicarse a hacer lo que le apasiona bajo el sugestivo nombre de Bena Creativa.

La idea de este diseño, que da de qué hablar en redes sociales como Facebook e Instagram, surgió, curiosamente, de algo que había en el patio de la casa de sus padres.

“Era una silla bien antigua, que dejaron de hacer. Mi papá tuvo una en el patio por 25 años”, asevera el joven diseñador, que se inició en el campo con proyectos de madera y cristal.

Eduardo comenzó a estudiar aquel viejo asiento, lo rediseñó y reestructuró para atemperarlo al mercado de Puerto Rico.

“Se rediseñaron las dimensiones: se hizo más grande. Se cambiaron los materiales para que fuera cónsona al clima de la Isla”, explica Benavent, quien tomó cursos de diseño industrial en la prestigiosa Pratt University, en Nueva York, donde planea estudiar una maestría.

La estructura de la pieza está hecha de pino blanco. La madera está tratada y secada al horno para evitar que pese demasiado. Sus tornillos son de acero inoxidable y la tela es 100% acrílico, material ideal para exterior, ya que no pierde su color, ni tampoco su resistencia.

“La silla es portátil, de dos piezas. La puedes llevar en la espalda con unos straps de la misma tela como un backpack”, describe el creador de Soleá, que causó sensación en la pasada feria de diseño Boom, celebrada en Ponce.

Esta pieza resulta ideal no sólo para la playa, sino también para patios y balcones pequeños, ya que se puede doblar y no ocupa espacio. Tiene disponibles sobre 20 colores de telas que van desde naranja, terracota, verde, turquesa, gris, crema, amarillo, azul hasta rojo. En tonos sólidos, o a rayas. Y con el sobrante de esas telas, Eduardo crea coloridos bultos de playa.

Actualmente, el artista trabaja el diseño de una mesita auxiliar portable que se dobla y se mete dentro de la silla de playa. Ambas pueden llevarse como un backpack.

Como parte de sus planes, Benavent quiere especializarse en hacer muebles custom. La idea es desarrollar una línea de muebles de hierro y madera, y buscar soluciones creativas para el hogar. Esa es su nueva meta. Pero mientras hace brainstorming para esa nueva línea, Eduardo concentra sus días en su innovadora y divertida silla.

Para más información sobre Soleá, accede a: www.benacreativa.com, por Facebook a: https://www.facebook.com/benacreativa o a través de Instagram: @benacreativa.

Por Lauriemar Rivera Pérez
Portrait José Madera